Las 7 «s» de una persona con I.E

Salud · Serenidad · Sinceridad · Sencillez · Simpatía · Servicialidad · Sinergia

¡Muy buenas! ¿Qué tal vamos de Inteligencia emocional? Hoy traigo las cualidades necesarias para estar en equilibrio emocional y personal. 

Estas claves son importantes para todo tipo de personas con todo tipo de profesiones, pero quiero destacar la importancia que tienen para las personas que trabajar con otras personas, como somos los educadores infantiles. Tenemos una responsabilidad muy grande educando pequeñas almas, y cuanto más estables y equilibrados estemos (emocionalmente) mejor podremos desempeñar nuestra preciosa profesión.

¿Qué necesitamos para ser emocionalmente inteligentes? Solo 7 «s»:

Salud

Para contar con la energía necesaria para afrontar una jornada laboral necesitamos estar sanos, hacer ejercicio y alimentarnos adecuadamente. Son bastantes las horas que pasamos trabajando y eso «nos baja la pila», por ello debemos prestar atención a nuestro estado de salud, ya que si no nos cuidamos nuestra energía vital será escasa. Especialmente los educadores debemos estar con mil ojos en el aula, muy atentos a todo, y con un nivel alto de energía para contagiar a los niños nuestra alegría.

Serenidad

Saber gestionar nuestras emociones es la clave para mantener una mente equilibrada. Por supuesto debemos experimentar todo tipo de emociones pero en nuestra mano está dejar que nos afecten de manera negativa. Debemos tener en cuenta que somos seres sociales, sí o sí estamos en contacto constante con personas que sienten y experimentan emociones igual que nosotros. Mantener la calma en momentos de estrés, paciencia, tacto al hablar y actuar desde el amor y el respeto son acciones fundamentales en nuestro día a día.

Sinceridad

«Be honest, my friend». No hay nada como ser sincero. «Cuanto más claros más amigos» me decía siempre mi padre. Pero ¡OJO! Ser sinceros no nos da carta blanca para ser crueles: si alguien te cae mal, por ejemplo, no es necesario que se lo digas en lugar de un «buenos días»… Asertividad ante todo, podemos dar nuestro punto de vista ante cualquier tema que se nos plantee, pero siempre desde el respeto hacia la persona con la que te estás comunicando.

Sencillez

Esto parece una tontería pero la simplicidad aporta muuucha paz mental. A veces le damos demasiadas vueltas a las cosas (yo la primera), pero simplificando nuestros pensamientos simplificaremos nuestra vida.  Además es muy importante aquí la humildad, tener presente que cometer errores es normal y que nuestro éxito se debe en parte al trabajo en equipo, eso sí, sin quitar valor a lo que hacemos.

Simpatía

Como dice Victor Kuppers, hay que ser amable. Siendo amable es más fácil sonreír al compañero o compañera de al lado, al conductor del autobús que tomas para ir a trabajar, y si sonríes la vida también te sonríe. Disfruta de la interacción humana con buen humor y alegría.    -Ya paro de escupir arcoiris 😂-

Servicialidad

Tener en cuenta las necesidades de otros. Que fácil es olvidarnos de esto, ¿verdad? Tenemos tanto en qué pensar que lo último de lo que nos acordamos es de quién tenemos al lado. Esto es algo que los educadores infantiles no podemos olvidar jamás, trabajamos por y para los niños y niñas que tenemos delante, cubriendo sus necesidades pero sobre todo respetándolas. Además acompañamos a las familias en sus inquietudes respecto a la educación y crianza de sus pequeñxs.

Sinergia

Cooperación con el equipo de trabajo del que formas parte. No solo debemos tener esta cualidad en el trabajo, en casa es importante la ayuda mutua y la colaboración. Vernos a nosotros mismos como una pieza importante del puzzle (valorando así nuestra aportación) pero sin pensar que somos indispensables es lo que hará de nuestras relaciones sociales todo un éxito.

Espero que os haya servido este post, si quieres, puedes añadir información valiosa o experiencias en comentarios. 

¡Nos vemos en redes sociales! 🧡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *