Bienestar emocional: actitud positiva – optimismo

El optimismo tiene que ver con nuestra capacidad de focalizar la atención en las oportunidades más que en las adversidades. Resulta difícil dada la situación en la que nos encontramos a nivel global, pero tengamos en cuenta que somos capaces de controlar nuestros pensamientos, solo necesitamos entrenar.

Y, ¿quién es el optimista? El optimista es el que ve el vaso medio lleno y no medio vacío; es quien a pesar de las circunstancias que le rodean ve una oportunidad en cada paso que da. Un optimista lleva siempre en su maleta la actitud positiva, y es que si cambiamos nuestra actitud cambia nuestra forma de percibir la vida. Nuestra mente tiende de manera natural a la negatividad, al miedo, es un instinto que nos «protege» ante las situaciones adversas.

Una buena actitud es lo que marca la diferencia en nuestro día a día y a la larga esto acaba influyendo en nuestras vidas de manera más que positiva: nos proporciona bienestar emocional. Y os cuento esto porque lo estoy viviendo en mis propias carnes, y os aseguro que funciona. Cuando me detectaron el linfoma mi primera reacción fue negativa, naturalmente, pero me di cuenta de que, pasado mi periodo de luto, tenía que enfrentar la situación con una actitud que favoreciese mi bienestar, al menos emocionalmente. No es fácil, es algo que trabajo a diario y que me resulta especialmente costoso cuando me encuentro mal, pero me enfoco en que me estoy curando, en que estoy aprendiendo mucho de mí misma y en agradecer todo lo que tengo en mi vida que me hace feliz.

¡Ojo! Está permitido venirse abajo, somos humanos, lo importante es levantarse las veces que haga falta. Y ahí es donde viene la famosa resiliencia: nuestra capacidad de adaptarnos positivamente a las situaciones adversas. 

Además, considero necesario recordar que el optimismo es contagioso. Aquellas personas que tienen niños a su cargo, especialmente ahora con el confinamiento, deben tener esto muy en cuenta ya que nuestras emociones influyen en ellos y somos sus modelos a imitar. Debemos cuidar de nuestras emociones para poder cuidar las suyas; niños y niñas aprenden con el ejemplo y es responsabilidad nuestra reflejar optimismo y positividad ante la vida, venga lo que venga. 🧡

Si estás leyendo esto y necesitas ayuda para gestionar emociones tuyas o de tus hijos durante la cuarentena puedes escribirme un mail a info@martaeducadoraemocional.es y te ayudaré de la mejor manera que pueda.

¡Feliz comienzo de semana!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *