Cómo desarrollar una autoestima positiva en la infancia

¡Hola a todas y todos! Desarrollar una autoestima positiva en los niños y niñas es un tema que preocupa bastante a las familias en las sesiones de coaching, por ello he querido escribir esta entrada para explicar cómo se forma la autoestima y qué podemos hacer para que  se desarrolle de manera positva.

Es en la infancia cuando empieza a desarrollarse nuestra autoestima, pero para hablar de autoestima primero hay que hablar de autoconcepto. ¿Qué diferencia hay entre ambas?

El autoconcepto hace referencia a aquellas creencias que uno tiene sobre sí mismo pero que no conllevan ningún juicio o valoración, estas creencias empiezan a aparecer de los 2 a los 6 años de vida, y se basan en las experiencias vividas en interacción con otras personas: son descripciones que hacemos de nosotros mismos a esa edad. «Soy rubio, soy moreno» serían ejemplos de expresiones de autoconcepto.

Es en el momento en que se incluye una valoración cuando ya se habla de autoestima (alrededor de los 7 años). Puede ser positiva o negativa y ajustada o desajustada a la realidad. Por ejemplo, un niño que cree que puede saltar 10 escalones demuestra una autoestima positiva, se cree capaz y confía en sí mismo para hacerlo, pero es una creencia desajustada a la realidad. Las experiencias que van viviendo son las que regulan su autoestima: cuando ese niño salte los 10 escalones lo más probable es que se haga daño y consecuentemente habrá una regulación de lo que él pensaba que era capaz de hacer.

La sociedad y el entorno cercano del niño influyen mucho en la formación de la autoestima, pues reciben valoraciones constantemente sobre los diferentes factores de su vida: habilidades físicas y cognitivas, apariencia, comportamientos… Los adultos debemos poner atención a la forma en que nos expresamos ya que lo que comunicamos puede tener un impacto negativo o positivo en su autoestima: no es lo mismo decir o escuchar «ya has vuelto a suspender» que «has suspendido, miremos juntos qué podemos hacer para mejorar en la próxima prueba». 

A lo largo de nuestra vida escuchamos muchísimas frases que nos marcan para siempre, que crean en nosotros mismos creencias que son de otros y esto acaba por dañar nuestra autoestima y la desajusta de la realidad. Cuántas de las personas que estáis leyendo esto pensáis que no sois capaces de […], lo que sea que os venga a la mente. Esto se debe a que en algún momento de nuestra infancia alguien nos expresó, de una manera o de otra, que no éramos capaces de hacerlo e inocentes de nosotros, nos lo hemos creído. Fuera autoestima. 

Para fortalecer la confianza en sí mismos y así aumentar su autoestima puedes empezar por comunicarte con la infancia de forma asertiva. A continuación te dejo unos cuantos cambios que puedes aplicar a la hora de expresarte con el fin de cultivar una autoestima positiva:

  • Pon el foco en las cosas positivas, evitando las críticas. Requiere de un gran esfuerzo, lo sé, nuestra mente está programada para ver primero lo que no nos gusta, pero recuerda que nuestros pensamientos y nuestras palabras influyen mucho en cómo vemos la vida, si aprecias lo positivo de una situación pondrás el foco en ello y te resultará más fácil expresarte de forma positiva.
  • Evita el «muy bien». Nos sale solo, se nos escapa cuando queremos mostrar agrado ante una situación, pero en vez de eso intenta alentar la habilidad que ha demostrado, o el esfuerzo que han hecho en vez de alabarles. Ante un dibujo por ejemplo podemos decir «cuéntame qué has dibujado, ¿por qué has elegido este color?» en lugar de » ¡me encanta, qué bonito!». Esta última afirmación también es positiva, pero tiene una pega, crea dependencia en la opinión o evaluación de los demás, es adictiva, y si abusamos de ella, en el momento que ese niño/a no reciba un «bien hecho» se va a frustrar.
  • Muestra empatía cuando te dirijas a él o ella. Muchas veces nosotros como adultos sabemos que entendemos por lo que están pasando pero es necesario que se lo hagamos saber a los niños también con nuestras palabras. Cuando se cae y llora, por ejemplo, sabes que está llorando porque se ha hecho daño o se ha asustado, y nuestra expresión más común es «no pasa nada». Sí que pasa, hay una emoción que esa criatura está sintiendo y no sabe cuál es, ayúdale a verbalizarla con expresiones como «te has caído y te has hecho daño, es normal llorar cuando nos duele algo».

En conclusión, trata de expresarte de forma respetuosa con la infancia, ten en consideración su punto de vista, ya que suele ser bastante diferente del nuestro, y pregúntate a ti mismo/a si lo que vas a expresarle se lo dirías a un amigo o a tu pareja. Los niños deben ser considerados iguales a los adultos, cosa que no ocurre con frecuencia porque tendemos a creernos superiores a ellos. 

Si cambias la perspectiva, cambia la realidad.

Espero que te sirvan estos consejos, ya sabes que si tienes cualquier duda o consulta estaré encantada de ayudarte. 🧡

4 comentarios en “Cómo desarrollar una autoestima positiva en la infancia”

  1. Muy útil e interesante.
    Claro a veces no nos damos cuenta que en vez de ayudar a x persona o a nuestros niños no decimos lo que deberíamos,utilizando frases que tenemos arraigadas.
    Agradesco mucho tu publicación.
    Y obvio la aplicaré.

  2. Me alegro mucho de que te haya servido Teresa! Poco a poco podemos ir cambiando la forma de dirigirnos a ellos, recuerda darte tiempo y no «castigarte» si se te escapa un «muy bien» 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *