Vuelta a las aulas con la «nueva normalidad»

Esta entrada es para ti, educadora, que en breves vas a comenzar un nuevo curso escolar con un oleaje de emociones abrumador. 

Dispones de muy poca información sobre cómo actuar en la vuelta a las aulas, quizás tu propio centro tampoco sabe muy bien cuáles pueden ser las mejores medidas a tener en cuenta (¿quién lo puede saber con seguridad?). La cuestión es que te sientes perdida, insegura y quizás también un poco desamparada. A estas emociones súmale la empatía que sientes por los niños y niñas que van a estar a tu cargo este año: la distancia de seguridad en un aula de infantil se presenta como algo imposible de imaginar en la mente de una educadora.

Vas a tener que pasar por un período de adaptación muy extraño: ¿podrás abrazar a tus alumnos/as cuando lloren durante un mes entero? ¿Cómo vas a consolarlos? ¿Las actividades ahora tendrás que programarlas individualmente? ¿Tendrás que lavarle las manos a los niños y niñas cada vez que toquen algo? Mil dudas como éstas estoy segura de que asaltan tu mente cada vez que piensas en el día 1 de Septiembre.

Ayer tuve una reunión con más compañeras como tú, llenas de dudas en cuanto a la vuelta a las aulas, otras que no saben si van a volver porque dependen del número de niños matriculados, muchas puede que se queden sin trabajo porque hay escuelas que ya están cerrando.

Entonces, ¿qué podemos hacer ante esta incertidumbre?

Paso 1

Abrázala. En la vida hay situaciones que podemos controlar y anticiparnos, y hay otras que no. Abrazar la incertidumbre es aceptar que no saber lo que va a pasar forma parte de aquello que tienes que aprender este curso. Te recomiendo que te fijes en los niños y niñas, ellos tienen una capacidad de adaptación admirable, nos lo demuestran cada Septiembre: lloran, no les gusta, pero al final acaban aceptando la situación e incluso la disfrutan. 

Paso 2

Trabaja tu mente para que se mantenga en el momento presente. No podemos vivir agobiadas por la situación, por supuesto nos va a generar un estrés extra que no nos viene nada bien, pero si procuramos mantenerlos en solucionar las situaciones aquí y ahora todo irá mucho mejor.

Paso 3

Pasa a la acción. Si bien no podemos vivir agobiadas por el futuro, sí que podemos ser previsoras. Ahora mismo el sector de infantil pende de un hilo, puedes diseñar un plan B por lo que pueda pasar a lo largo de este curso. Quizás crear tu propio proyecto, como ya estáis haciendo las que estáis apuntadas al Círculo de educadoras infantiles, o bien opositar, o bien, tristemente, dejar el sector temporalmente. Porque aunque nos encanta nuestro trabajo, no podemos vivir del aire, tenemos responsabilidades, facturas, quizás hijos y todo esto supone otro grado más de estrés que añadimos al saco.

Por otro lado, la mayoría de vosotras queréis llevar una educación respetuosa en el aula, y el hecho de tener que mantener distancia entre los niños y niñas, el no poder abrazarles, llevar mascarilla y que no puedan captar vuestras emociones a través de vuestros gestos… os hace ver que eso no es nada respetuoso con las necesidades de vuestros alumnos/as. Estas medidas son necesarias para la salud de todos, pero a la vez se están dejando de lado (una vez más) las necesidades socioafectivas de la infancia. 

A muchas os supone un dilema moral, como es lógico, y no tenéis claro qué queréis hacer de cara al nuevo curso. Déjame decirte que estoy aquí para lo que necesites, si necesitas sentirte escuchada, comprendida e incluso guiada, aquí me tienes para hablar.

Os deseo toda la fuerza que lleváis dentro para afrontar este curso y os mando un abrazo de luz. ✨

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *