Efecto Pigmalión en la crianza

¿Qué es el efecto Pigmalión?

El efecto Pigmalión se conoce también como la «profecía autocumplida» y hace referencia a la influencia que ejerce una persona sobre otra según la imagen que se tiene de ella. 

Plantéatelo un segundo. Piensa en aquellas afirmaciones que te han dicho sobre ti misma que has integrado como parte de tu personalidad por el simple hecho de que te lo ha dicho otra persona.

Un ejemplo: «Eres muy generosa, siempre estás regalando cosas». Si cada vez que tú has regalado algo has escuchado esta afirmación sobre ti misma al final has acabado integrando que eres muy generosa y eso te ha llevado a regalar cosas porque eres generosa. Pero este efecto también lo puedes identificar con creencias negativas, como por ejemplo «Eres torpe, siempre te tropiezas». Esta afirmación ha creado tal impacto en tu mente que la has creído fielmente y en consecuencia te tropiezas más.

En el taller de la niña interior ha salido este tema de conversación en muchas ocasiones, interiorizamos creencias de otros (especialmente de nuestros padres o profesores) y las hacemos reales. Cuando esa creencia es positiva, es una creencia potenciadora de nuestra personalidad, nos anima a ser mejores, a conseguir objetivos, a superar obstáculos, etc., pero cuando se trata de una creencia negativa se convierte en limitante, nos frena y nos baja la autoestima y confianza en nosotras mismas.


Si papá y mamá no confiaron en mí, ¿cómo voy a hacerlo yo?

¿Puede afectar esto en la crianza de mis hijos/as?

Ya hemos hablado de la influencia de aquello que nos dijeron, y con nuestra crianza pasa lo mismo. Debemos asumir la responsabilidad de nuestras palabras y también de nuestras creencias. Si piensas que tu hijo es vago, tu foco está en esa creencia, por tanto las acciones de tu hijo en las que más te fijarás serán aquellas que confirmen tu creencia.

Buda dijo: "Somos lo que pensamos, todo lo que somos surge con nuestros pensamientos."

Y si esta frase funciona para ti misma, también funciona para lo que piensas de los demás, y concretamente de tus hijos. 

Cuando confías en ellos y en sus capacidades, ellos también lo harán, si por el contrario les dices que no pueden hacer algo (por la razón que sea) también lo creerán, y consecuentemente no serán capaces de hacerlo.

Cuidemos nuestros pensamientos y también nuestro lenguaje, en primer lugar cuando se trate de nosotras mismas y después cuando se trate de los niños y niñas que están con nosotras.

Transmíteles confianza con tus palabras y cree en ellos. 🧡🙏🏻

Namaste

2 comentarios en “Efecto Pigmalión en la crianza”

  1. Esto es tan real … Es uno de mis mayores miedos y para el que me he preparado los últimos años de mi vida. No sólo conmigo misma sino para una futura educación a hijos, y por fin ha llegado el momento. Lo más complicado es educar al «entorno» porque al final hay tanta influencia en nuestro alrededor… Qué es difícil conseguir que todos remen en la misma dirección. Gracias Marta! Ha sido un artículo muy interesante 🤗

    1. El cambio empieza por nosotros, y si bien no podemos educar al resto de adultos de nuestro alrededor, sí que podemos hablar de forma asertiva y explicar nuestra visión de la crianza sin que se sientan juzgados, o sin sentirnos juzgadas nosotras 🧡🙏🏻

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *