Esta vuelta al cole, escucha y respeta tus emociones

Estos días he estado observando la actitud de los docentes con la vuelta al cole y veo dos posiciones: están las personas que viven en la queja por todos los cambios y medidas que se están tomando y las que afrontan el curso de forma «positiva» pero que está encubierta por un conformismo y un miedo a tomar acción. Ambas actitudes nos alejan de aquello que realmente merecemos: felicidad en nuestro trabajo.

Pasamos muchas horas con los niños y niñas y SE MERECEN tener tutoras felices, que no gasten su energía en quejarse de lo mal que está planteada la vuelta a las aulas, de la poca ayuda que tienen, etc. OJO, que no estoy diciendo que no tengáis motivos para quejaros, lo que digo es  que esos niños y niñas se merecen educadoras que luchen por sus derechos y por los de ellos/as. Esto de vivir en la queja es un movimiento muy extendido en educación infantil: «estamos poco valoradas», » somos las cenicientas del sistema educativo», «es que cobramos muy poco para la responsabilidad que tenemos»… Todo esto es totalmente cierto, pero deja que te plantee una pregunta, ¿estás haciendo algo para evitar que esas afirmaciones sean ciertas?, o dicho de otro modo, ¿por qué sigues contribuyendo a que eso sea así? ¿Por qué no tomas acción? Puedes luchar por tus derechos como trabajadora, dejar esa escuela que está abusando de ti o incluso dejar de trabajar de manera formal en el 0-3. Lo importante aquí es que si no estás feliz en tu trabajo no vas a poder desempeñar tus funciones bien, y esto repercute directamente en los niños y niñas que están a tu cargo.

Y si por otro lado te estás esforzando por estar motivada y quieres afrontar con ilusión el nuevo curso, a pesar de todo, pero en el fondo estás sintiendo una gran incertidumbre o te estás sintiendo desamparada por parte de la dirección del centro, para un momento y escúchate. Si actúas diferente a lo que sientes tu cuerpo va a estallar de un momento a otro. Ya son varias las educadoras que han tenido que coger la baja en la primera semana de curso por el estrés que está provocando la situación, bravo por ellas, porque sé de muchas otras que no se cogen la baja porque sienten chantaje emocional por parte de los jefes. Si tu energía o tu salud están bajo mínimos ¿qué calidad educativa vas a ofrecer a tus alumnos y alumnas? Cuanto más te esfuerces en aparentar una actitud que no estás sintiendo por dentro más bajará tu energía y más se debilitará tu salud.

Así que, sea cual sea tu actitud ante esta vuelta al cole, recuerda:

1. No te sientas juzgada ante lo que acabas de leer, todas y digo absolutamente todas nos hemos visto en cualquiera de las dos situaciones.

2. ¡Escucha tus emociones y hazlo a tiempo! No dejes que tu energía emocional se agote y acabe repercutiendo en tu salud o en tu actitud frente a los niños.

3. Toma responsabilidad emocional. Si tus emociones están bien atendidas podrás atender bien las emociones de los niños.

Pero Marta, ¿cómo voy a hacer todo esto? Si tengo mil emociones encontradas, me siento desbordada e insegura. Mi respuesta siempre es la misma, las que me leéis de hace tiempo ya lo sabéis: meditar, meditar y meditar.

Meditar implica mirar hacia adentro y prestar atención a nuestro estado de ánimo, implica también dedicar unos momentos de autocuidado porque recordad esto: si tú no estás bien, ellos tampoco. Si este mensaje resuena contigo, quiero invitarte a participar en el taller online de este mes. Es un taller de Mindfulness que he preparado junto a otra compañera, Eva, para que a final de este mes todas obtengamos herramientas y el compromiso de cuidarnos para cuidar. Os dejo toda la información en el siguiente enlace.

Taller de Mindfulness: Cuidarnos para cuidar.

¡¡Abrazos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *